POEMAS

Poemas cortos escritos por Iván Góngora.

Publicado porIván Góngorajulio 24, 20220Etiquetas: Publicado enPoesía

Amor impersonal,
carente de alma animal,
carente de alma vegetal,
¿Qué eres pues amor maldito?

Rey de la ironía,
dueño del desencanto,
aparentas filantropia,
pero eres gran espanto.

Gerente de las desgracias,
precidente de la ilusión,
ilusión oh gran engaño,
asesino del corazón.

Das y quitas,
sin mirar bolsillo,
ciego y sordo,
juez indistinto.

En tu juzgar no hay equidad,
ni si quiera igualdad,
cuál azar afortunado,
solo que sin fortuna,
y en ocasiones premeritado.

Amor: la guerra perdida del amor - Iván Góngora
Publicado porIván Góngorajulio 23, 20220Etiquetas: Publicado enPoesía

No hay paz en mi actuar,
no creo que esto sea amor,
el amor debe ser bello,
esto es mucho dolor.

Ella no se emociona
al mirar mi llegar,
ella no se entera
de lo que duele su actuar.

Me mata al presentarme,
me entierra al alejarme,
el velorio es el convivio,
la misa es el camino.

Título no basta,
repite derrepente,
pero yo lo quiero,
injusto pendiente.

¿Esto es el amor?
¿En verdad tengo que esperar?
¿Esto es lo que tengo que aceptar?

A veces me pregunto si valgo lo que creo,
o porque no me quiere por novio,
¿Es por la edad? ¿Es por mi actuar?

Me odio en ocasiones,
por soportar este martirio.
Martirio maldito que duele en lo más profundo.

Dios, yo solo quiero amarla,
yo solo quiero ser amado,
pero siempre que lo intento,
termino defraudado.

Escribir poesía - Iván Góngora
Publicado porIván Góngorajulio 23, 20220Etiquetas: Publicado enPoesía

Escribir poesía
es conocer melancolía,
es darle un beso a la tragedia,
es desahogo sin vergüenza.

Publicado porIván Góngorajulio 12, 20222Etiquetas: Publicado enPoesía

Amor mío:

Mar de espanto
cuan amargo,
de un adiós tuyo,
estoy temblando.

¿A quién recurro?
Sí me he perdido,
en tus ojos está mi sitio.

Lloró en ocasión
perdido en el dolor,
el duelo de perderte,
el deseo de tenerte.

Iluminas mi poesía,
con tu voz que me acaricia,
en tus dudas voy perdiendo,
entiende que: ¡Te quiero!

A mi corazón has conquistado,
como un juego había iniciado,
tu involuntaria indolencia,
me tiene de cabeza.

Cual terror tuyo,
son estas palabras mías,
que dolencia absurda,
es esta agonía.

Un beso déjame darte,
en él podré hablarte.

Sin truco ni lírica,
sin prosa ni verso,
solo es un beso,
y en él el universo.

Palabras rebuscadas,
que uso mal gastadas,
y mi único fin
decirte: no te vayas.

1 2 3